LuisEspinalNuestro propósito es fomentar la recepción de los dones del Espíritu, para ponerlo al servicio de toda la Iglesia. Estos dones, ordinarios y extraordinarios, se encuentran en abundancia entre los laicos, los religiosos y el clero. Su comprensión en armonía con otros elementos de la vida de la iglesia, es una fuente de fuerza para los cristianos en su camino hacia la santidad, y en la realización de su misión.

Fomentar el crecimiento constante en santidad a través de la participación en una vida sacramental plena y en los sacramentales que ofrece la iglesia, así como también, viviendo la tradición de la oración y espiritualidad católica, guiado siempre por el magisterio de la Iglesia.

Contribuir en el conocimiento y establecimiento del Reino de Dios, fortaleciendo los métodos existentes para estos tiempos.

Fortalecer la Alabanza y la Adoración Eucarística con conciencia plena y estar en la presencia de Jesucristo, reconociendo que somos necesitados de su Misericordia.

Poder disfrutar de las experiencias de oración, hasta llegar a la Contemplación.